Conoce el Instituto de la Productividad Industrial - institutoindustrial.es

Por qué la productividad

Fabricas productos realmente buenos, porque sabes mucho de tu producto. Ahora toca que los fabriques de manera eficiente y para eso tendrás que saber mucho de productividad.

'Gestión de la producción es la disciplina cuyo fin es el de coordinar a los distintos agentes y recursos disponibles implicados en la empresa y entorno para poder servir a los clientes en según los acuerdos adoptados con estos… al menor coste posible.'

Stocks, procesos y dirección de operaciones.
José Agustín Cruelles Ruiz, Marcombo.


En esta página ofrecemos evidencias acerca de la importancia de la productividad. Se aportan citas de algunos autores.

Las conclusiones son claras:

  1. La industria debe ser productiva.
  2. Para conseguir la productividad:
    1. Las personas implicadas deben estar formadas.
    2. Se deben incluir metodologías organizativas orientadas a la productividad.


Libros, autores y citas.


Libro: El crash del 2010 – Toda la verdad sobre la crisis.
Autor: Santiago Niño Becerra

.... Debido a las carencias existentes, quienes posean activos tangibles, activos palpablemente útiles, tales como recursos o experiencia, tendrá autentico poder. La especialización y la profesionalización serán, consecuentemente, muy valoradas, al igual que los intentos y las creaciones orientados a la eficiencia y a la optimización, por lo que la productividad aumentará…

Hoy la tendencia apunta hacia la buena administración hacia el no-desperdicio, hacia lo necesario, hacia la eficiencia, hacia la productividad. Pero eso equivale al fin de ese bienestar sustentado en el desperdicio, por insostenible.


Libro: Diario del crash.
Autor: Santiago Niño Becerra

Los motores de la futura recuperación serán la productividad, la eficiencia y la optimización, y lo necesario será lo único importante.

España ha tenido siempre una productividad patética y, obviamente, unas rentas salariales medias reducidas.


Libro: La estrategia de productividad de las pequeñas y medianas empresas catalanas.
Autor: Ángel Hermosilla Pérez. Editorial: Centre d´economía industrial, 2.006.

Página 13
La mejora de productividad se explica, fundamentalmente, por tres factores. Estos son, de un lado, el equipamiento y tecnología, en segundo lugar, el capital humano, y, por último, la organización y gestión. España y Cataluña han demostrado en los últimos años un destacado dinamismo en la incorporación de equipamiento y tecnología en lo referente al sector industrial, tal y como demuestran las altas tasas de crecimiento registradas por la inversión productiva. Sin embargo, se aprecian aún estrangulamientos notables por lo que se refiere al capital humano y muy especialmente, a la organización y gestión. A pesar de los esfuerzos desarrollados en estos campos por parte de las empresas y de los organismos públicos y privados, se mantiene un retraso respecto a otros países que limita las posibilidades de mejorar la productividad.

Página 53
En líneas generales, la contribución del factor humano a la productividad empresarial tiene su origen, fundamentalmente, en su cualificación y en sus actitudes.

Página 117
El principal punto débil de las estrategias de productividad de las empresas industriales es el personal, tal y como apunta el 42,6% del total de las firmas analizadas. Las deficiencias en los ámbitos de actitud y motivación y de cualificación son los factores críticos, junto a otros, como por ejemplo, el exceso de plantilla, unas altas tasas de absentismo laboral, falta de rigurosidad en el trabajo, o una escasa cultura laboral a favor de mejoras de productividad.


Libro: La gestión de la productividad.
Autor: Joseph Propeneko. Editorial: Organización Internacional del Trabajo Ginebra, 1.989.

Página 238
Capacitación en relación con la productividad.

Para este propósito, se deben tomar en cuenta tres cuestiones importantes:

  • qué personas han de perfeccionar sus conocimientos: los trabajadores, los técnicos, los directores;
  • qué forma se ha de aplicar para ello: educación y capacitación;
  • qué se ha de enseñar: toma de conciencia, compresión y conocimientos técnicos con respecto a la productividad.

Página 239
Si los trabajadores son analfabetos, es difícil que contribuyan a la productividad y su capacidad para participar aumentará solo con un aumento de su instrucción. Los trabajadores, al igual que sus representantes sindicales, deben tener un conocimiento de los conceptos de la productividad y de su importancia, del trabajo en equipo, de las actitudes positivas, de la creatividad y de la conciencia con respecto a la productividad. Los trabajadores deben comprender las metas y las medidas a favor del rendimiento. Los trabajadores y sus supervisores deben disponer por lo menos de una o dos semanas de orientación y capacitación en relación con la importancia y productividad, su medición y sus beneficios. Deben poder realizar muchas prácticas en simplificación del trabajo y enfoques del estudio de los métodos.

Uno de los mejores sistemas consiste en comenzar explicando a los trabajadores y supervisores lo antes posible ideas como la de los costos de la mano de obra, la determinación de los precios, las vinculaciones entre la productividad y los problemas socioeconómicos, el control de la calidad y los métodos de trabajo. Esa formación les induce a adoptar innovaciones en relación con los procedimientos, los métodos de trabajo y el diseño de trabajo.

Página 240
Lo mismo se aplica a los directores gerentes. Estos son los primeros que se han de capacitar en los programas de mejoramiento de la productividad y en los conocimientos técnicos gerenciales y toma de conciencia conexos.

Con el aumento de instrucción de la fuerza de trabajo y con los cambios de su composición, habrá una mayor demanda de dirigentes sindicales más dinámicos y formados. Si los dirigentes sindicales carecen de competencia y no cuentan con la confianza de sus miembros, los programas de mejoramiento de la productividad se verán seriamente afectados. Por ejemplo, la mayor parte de los sindicatos de la región asiática no tienen conocimientos técnicos sobre la productividad y, en consecuencia, se basan en fuentes externas para verificar la equidad de los planes de distribución de las ganancias de la productividad de las empresas. Ello ha disuadido a algunos sindicatos de participar en los programas de productividad. Esto significa que la instrucción y capacitación de los dirigentes sindicales y de los representantes de los trabajadores en cuestiones relacionadas con la productividad tienen suma trascendencia, si se quiere impulsar la participación de los trabajadores y la función de los sindicatos en los programas de mejoramiento de la productividad.

Página 240
“CIRCULOS DE DEFENSA” *- DATA CONTROL (EE.UU)

Para mantener la estabilidad en el empleo, Control Data creó diez “círculos de defensa”. El primer círculo es una estrategia de largo plazo de I y D con arreglo a la cual se introducirían regularmente nuevos productos (la mejor defensa contra los despidos es el crecimiento y la capacidad de introducir nuevos productos atractivos). Es segundo círculo es el control del movimiento del personal (procurándose no sustituir a los trabajadores jubilados, siempre que sea posible). El tercer circulo ese la utilización juiciosa de trabajadores de tiempo parcial. Estos trabajadores dan a la empresa una tremenda flexibilidad para ajustarse a la demanda fluctuante de los productos. El cuarto círculo es el empleo de contratistas. Durante las épocas florecientes, la empresa encarga fuera el trabajo que no requiere una gran densidad de mano de obra y vuelve a asumir ese trabajo en la empresa durante las épocas de crisis económicas. El quinto círculo de defensa es la subcontratación con el servicio de prisiones para obtener mano de obra barata. El sexto círculo es la utilización de transferencias dentro de la compañía (trasladando personas de una división a otra). El séptimo circulo consiste en ofrecer permisos de verano sin sueldo (aproximadamente el 10 % de los trabajadores de la empresa a aceptan título voluntario esta oferta para estar con sus hijos o con sus cónyuges profesores). El octavo circulo es el tiempo voluntario sin sueldo (muchas personas prefieren una semana de trabajo de cuatro días o les gustaría tomarse un minipermiso sabático). El noveno círculo es la ampliación de los días feriados, en parte sin remuneración.

Frente a la necesidad de despedir a un equivalente de 4.800 trabajadores durante la recesión de 1980-1983, Control Data hizo su primer intento de aplicar esta estrategia y finalmente tuvo que despedir solo a 600 trabajadores, ahorrando de ese modo a 4.200 empleos. En 1985, sin embargo, la empresa se vio obligada a despedir a otros trabajadores porque ignoraron el décimo círculo, a saber, la fabricación de productos competitivos y una productividad alta.

Página 240
EDUCACIÓN ANTERIOR AL EMPLEO

Por ejemplo, los industriales británicos se quejan desde hace mucho tiempo de que la enseñanza relativa a las empresas y a la gestión en el Reino Unido está orientada hacia la enseñanza de cómo negociar y cómo invertir y presta poca atención a cómo añadir nuevo valor.

En algunos países la enseñanza anterior al empleo impartida en establecimientos docentes (en escuelas u en instituciones de formación profesional) insiste en el aprendizaje mecánico y fomenta la obediencia y el conformismo más que el aprendizaje por medio del descubrimiento y la formación de una mentalidad crítica e inquisitiva. En los países donde la educación familiar y escolar hace hincapié en la creatividad, los jóvenes tienden a ser más analíticos y a estar más abiertos a los valores modernos, a los estilos de dirección progresistas y a las culturas de las organizaciones.


Libro: La revolución industrial oculta.
Autor: Gerardo Ibáñez

Desde finales de los 70 y, fundamentalmente durante la década de los 80, una comisión sobre Competitividad, especialmente delegada por el presidente Reagan en Estados Unidos para estudiar los problemas de competitividad del país concluyó:

  • Por una parte, que las empresas americanas no eran competitivas porque fracasaban en el área productiva.
  • Por otra, que las escuelas de negocios de todo el país debían acometer seriamente el desafío internacional y contemplar en sus cursos: las estrategias productivas, su trasvase a los niveles operativos a los niveles tácticos de los mandos intermedios y de aquí a los niveles operativos de los cuadros de menor nivel.
Comisión presidencial de los Estados Unidos, 1984


Autor: José Agustín Cruelles

En España el problema a este respecto es, con diferencia, mucho mayor:

  • Existe déficit en el sistema educativo en Dirección de Operaciones y conceptos de Productividad.
  • Si observamos los máster que se cursan por directivos y ejecutivos, veremos que la mayoría están orientados a marketing, finanzas, etc.
  • Las funciones de los Directores de Operaciones no están claras o no son las correctas, se pasan la mayor parte de su tiempo «apagando fuegos». No tienen la base de conocimientos necesaria ni las habilidades para cumplir con unos objetivos que incluso desconoce.
  • A los Mandos Intermedios se les promociona por que han tenido un buen desempeño en tareas manuales o han tenido mucha predisposición a estar muchas horas en la fábrica. Y no se les da formación ni herramientas para la Dirección de las Operaciones para su nivel de responsabilidad.
  • El Director General tampoco suele tener muy claro qué es lo que hay que supervisar acerca de las operaciones en la fábrica y cómo corregirlo.
Zadecon, 2014


Libro: Productividad industrial
Autor: José Agustín Cruelles. Editorial: Marcombo, 2.013.

Tras años de observación al sector industrial español, se puede concluir que existe mucho despilfarro en la fabricación, y eso implica que existe una gran posibilidad de mejora. Esto es, en parte, una buena noticia. Este despilfarro es imputable, tanto a la mano de obra directa como a los directivos y la causa más evidente es una falta de cultura de la productividad. Ni en las universidades de ingeniería ni en las de empresariales se mentaliza acerca de la eficacia operativa y de su importancia, esto lleva a que ni siquiera se tome conciencia del problema y que, por tanto, no se resuelva.


Libro: Ser competitivo
Autor: Michael Porter. Ediciones Deusto, 2.003.

La prosperidad nacional se crea, no se hereda. No surge de los dones naturales de un país, de su mano de obra, de sus tipos de interés o del valor de su moneda como afirma la economía clásica.

La competitividad de una nación depende de la capacidad de su industria para innovar y mejorar. Las empresas logran ventaja frente a los mejores competidores del mundo a causa de las presiones y los retos. Se benefician de tener fuertes rivales nacionales, proveedores dinámicos radicados en el país y clientes nacionales exigentes.

El único concepto significativo de la competitividad a nivel nacional es la PRODUCTIVIDAD. El objeto principal de una nación es conseguir un alto y creciente nivel de vida para sus ciudadanos. La actitud para hacerlo depende de la productividad con que se empleen la mano de obra y el capital. La productividad es el valor de la producción por unidad de mano de obra o de capital. La productividad depende tanto de la calidad y las características de los productos (las cuales determinan los precios que pueden alcanzar) como de la eficiencia con la que son producidos. La productividad es el determinante fundamental del nivel de vida de una nación a largo plazo; es la causa fundamental de la renta per cápita nacional.La productividad de los recursos determina los salarios de los trabajadores; la productividad con que se emplea el capital determina el rendimiento que obtienen los propietarios

El nivel de vida de una nación depende de la capacidad de sus empresas para lograr altos niveles de productividad y aumentar ésta a lo largo del tiempo. El crecimiento continuo de la productividad requiere que la economía se mejore a sí misma continuamente. Las empresas de una nación deben mejorar sin descanso la productividad de los sectores existentes elevando la calidad de los productos, añadiéndoles cualidades deseables, mejorando la tecnología de los productos o aumentando la eficacia de la producción. Deben desarrollar las capacidades necesarias para competir en sectores industriales cada vez más complicados, donde la productividad es generalmente alta. Finalmente, han de desarrollar la capacidad para competir en sectores avanzados, enteramente nuevos.


Contacta con nosotros
T.: 902 010 761
F.: 902 010 761
Contacto
www.zadecon.es

© 2017 ZADECON Productividad Industrial | información Legal