cadena de suministro

Cadena de suministro: Establecimiento de políticas de suministro

No se puede servir a todos los clientes los productos con la misma política de suministro y ni con los mismos plazos.

Servir a todos los clientes productos diferentes con la misma política de suministros es totalmente imposible, puesto que cuanto más lo intentes más probable será que falles. Además, es carísimo. Por tanto, no se puede servir de igual manera productos que tienen distinta demanda. Por lo que hay que prestar mucha atención a tu cadena de suministro y ver si hay algún fallo.

El Ingeniero Horacio Durán en la introducción a su curso sobre “Gestión de Stocks de Almacenes”, la expresa de la siguiente manera: “El principal objetivo de la Gestión de Stocks es lograr un nivel de servicio al cliente razonablemente alto, asociado a una inversión de Stock razonablemente baja, con lo que se plantea un conflicto entre disponibilidad y Stock y se torna necesario encontrar un equilibrio entre estos factores conflictivos”.

Por tanto, hay que definir distintas políticas de servicio para distintos tipos de demanda. Por ejemplo:

  • Productos tipo A: Entrega inmediata/24 horas.
  • Productos tipo B: Entrega en una semana.
  • Y productos tipo C: Entrega a consultar.

Como experiencia os diré que siempre que se propone algo así a la dirección de una empresa y ésta lo consulta con el responsable comercial la respuesta es siempre la misma:

“IMPOSIBLE, PERDEREMOS A TODOS NUESTROS CLIENTES”

Luego te pones a investigar y resulta que a ti te piden mucho artículo tipo C porque la competencia se niega a servírselo en 24 horas. Entonces a ellos les piden el tipo A y a ti el tipo C.

Además, es engañarse porque:

¡ES IMPOSIBLE SERVIR TODO CON LA MISMA POLÍTICA!

Pero como nuestro compromiso es servirlo, surgen tensiones permanentes entre comercial y producción que, sencillamente, no tienen solución.

Las empresas que han pasado a dar diferentes políticas de servicio para diferentes clasificaciones de producto o partiendo de un modelo de servicio inmediato han pasado por las siguientes fases:

  • Advertencias del Departamento Comercial de que la empresa tendrá que
  • Pérdida de algunos clientes por la nueva política.
  • Regreso de los clientes porque en el mercado nadie lo hace como piden, éramos los únicos.
  • Mejora del servicio inmediato en los productos tipo Cumplimiento REAL del compromiso de servicio: CLIENTES MÁS SATISFECHOS.
  • Reducción de Stocks y de obsoletos.
  • Además de reducción del producto en curso.
  • Reducción del Lead Time de producción.
  • Aumento de los márgenes y mejora de la cuenta de resultados.

Establecimiento de políticas de aprovisionamiento

Hay que cuestionarse si es que tenemos que tener stock o, al menos, cuestionarse de qué piezas hay que tener stock. Para poder responder a esta pregunta hay que conocer la demanda y el aprovisionamiento:

  • ¿Qué artículos se demandan y en qué cantidades?
  • Además, ¿Qué desviación sobre la media hay en la demanda de artículos?
  • ¿Qué plazos de entrega se exige? ¿Sería posible aprovisionarse antes de la entrega sin necesidad de tener artículos en stock?
  • ¿Qué plazos tiene el aprovisionamiento?

De responder a estas preguntas surgirán dos respuestas:

  • Qué artículos no deben estar en stock.
  • Para qué tipo de demanda o de suministro no hay que tener.

Reducción de stock mediante establecimiento de políticas de suministro y políticas ABC

Unas políticas acertadas de stocks y aprovisionamiento pueden aportar unas mejoras radicales en la cadena de suministro, el nivel de inventario y el servicio al cliente.

Los motivos por los que es necesario el establecimiento de políticas:

  • No se vende de todos los productos igual cantidad. Tengamos en cuenta que la ley de Pareto se suele cumplir: el 80 % de las ventas vienen dadas por el 20 % de las referencias ¿deben tratarse igual el 80 % de referencias restantes que suponen el 20 % de las ventas?
  • No se tiene el mismo plazo de entrega de todos los artículos.
  • Al igual que no todos los clientes necesitan el mismo plazo de entrega.
  • Es decir, dentro de la producción de una fábrica hay diferentes formas de suministro de materiales de compra o internos, diferentes formas de suministro a clientes y todo ello además en productos que tienen demandas muy diferentes por parte de los

¿Qué es lo fácil? Crear una misma cadena de suministro para todos los productos, el problema está en que, por ejemplo, tener todos los artículos siempre disponibles en el almacén de producto terminado puede implicar un buen servicio al cliente. Es fácil, pero es muy caro, provoca lo siguiente:

  • Almacenes muy grandes de los que hay que pagar alquileres o
  • Un elevado índice de obsoletos de los artículos de baja rotación.
  • Costes financieros por tener un inmovilizado que no
  • En definitiva provoca que el beneficio bruto de lo que se vende es menor que los costes indirectos que provoca el mantenimiento del almacén.

“Complicarse un poco” en este sentido compensa. Sí, los comerciales dirán que si no tenemos todo el catálogo en el almacén de producto terminado la empresa tendrá que cerrar y que ellos no podrán vender. Pues que no vendan, si lo que vendes aporta más costes que beneficios es mejor no vender.

Recordemos que la empresa está para obtener beneficios y no para vender, vender es un medio para obtener beneficios. Suena obvio pero insisto: hay que vender con margen neto.

Las políticas se establecen a partir de:

  • El ABC de productos.
  • El tipo de demanda y suministro.
Estas políticas afectarán a:
  • Inventarios: de qué tengo o no tengo inventario.
  • Cadena de suministro por tipo de producto o tipo de cliente.
  • Y ambas, obviamente, están relacionadas.

Gráfico de clasificación ABC

El gráfico ABC (o regla del 80/20 o ley del menos significativo) es una herramienta que permite visualizar esta relación y determinar, en forma simple, cuales artículos son de mayor valor, optimizando así la administración de los recursos de Stock y permitiendo tomar decisiones más eficientes.

Si analizásemos el catálogo de productos de una determinada empresa, podría encontrarse la siguiente situación:

  • Productos A:
    • 10 % del catálogo.
    • 60 % del volumen de
  • Productos B:
    • 40 % del catálogo.
    • 35 % de las
  • Productos C:
    • 50 % del catálogo.
    • 10 % de las

Por tanto, se hace totalmente necesario aplicar diferentes políticas para cada tipo de artículo.

Servicios relacionados con la cadena de suministro

Para adquirir estas capacidades y mejorar tu industria contacta con nosotros.